Cataluña y la UE: Hay que leer entre líneas

Se ha hablado mucho de la carta que Viviane Reding, la comisaria europea de Justicia, envió al Gobierno español. En ella dice compartir la interpretación de éste respecto a que Cataluña no podría formar parte de la UE si se independiza. Sin embargo, se están pasando por alto detalles importantes. Hace no mucho, Viviane Reding dijo exactamente lo contrario en Sevilla. Como aquellas otras declaraciones se silenciaron en la prensa de Madrid, ahora su rectificación no parece tal sino una posición firme. Obviamente, no lo es, puesto que ha cambiado. También hay que prestar atención al medio cuidadosamente elegido para esa rectificación: una simple carta privada, no una declaración pública.

Menos aún es una declaración oficial de la UE, como se la ha presentado en los medios. La verdad es que, de momento, los comentarios que han salido de Bruselas sobre este asunto, escasos y con sordina, son poco más que opiniones personales que los periodistas les sacan a algunos responsables europeos con calzador. Aunque el filtro informativo produce una sensación de unanimidad, ha habido de todo. Nadie parece haberse dado cuenta de que la expresión más repetida en Bruselas ha sido “asunto interno”, que en lenguaje diplomático denota neutralidad. Incluso Almunia llegó a decir que no se puede decir tajantemente que Cataluña quedaría fuera de la UE. También ha rectificado, que es lo que se hace cuando se busca decir dos cosas a la vez. Si queremos hacernos una idea de lo que realmente pasaría si se diese el caso de una independencia de Cataluña, más vale que aprendamos a leer entre líneas y captar estos matices.

Leer @ El Huffington Post